Algunos solo “cumplen” a la hora de poner su “gobierno en línea”


AlphaTangoBravo / Adam Baker
AlphaTangoBravo / Adam Baker

En la poca experiencia que he tenido, desde hace 2 años, me he encontrado con diversos panoramas que son un poco reveladores de lo que quieren las administraciones públicas respecto al tema Plan Nacional de Tecnologías de Información y Comunicación.
Trátese de una alcaldía o una división de la misma, de la administración departamental o de entidades descentralizadas, sigue persistiendo la duda de lo que deben cumplir y lo que es obligatorio.
Lo primero es: “cumplamos con los lineamientos básicos de Gobierno en Línea” y entonces hacen un recorrido por eso que se supone básico y atrás quedan las necesidades verdaderas: las específicas, las de cada región o las de cada sector. Porque no son iguales las de salud que las de turismo, por ejemplo, pero se cumple por lo menos con lo necesario para ser transparentes.
Poco saben entonces muchos de los funcionarios de la necesidad del contacto ciudadano y de qué significa eso, para qué y con qué se come. De poco sirve tener en cuenta la evolución de internet y distinguir en este momento con la etiqueta 2.0 a muchos de los fenómenos que suceden en la web contemporánea, pero creo que es mucho peor que ni siquiera sepan que las prácticas de la denominada 1.0  ya son un poco obsoletas e insistan en mantenerse en ese plano.

wili_hybrid
wili_hybrid

En segunda instancia y en el otro extremo pongo a los que quieren trasladar toda la realidad a la virtualidad de una manera casi inmediata, como quitándose un peso de encima: “les ponemos todas las herramientas y de ese modo cada uno es responsable de sus actos: su aprendizaje, su participación, la resolución de sus problemas…”.
Los invitamos a un paseo, les recogemos y llevamos en un bus a una fecha y hora determinada, los llevamos a una isla en medio de un lago y ahí los dejamos, pues casi todo mundo sabe nadar. Qué importa que el agua no sea transparente. Qué importa que no haya comida. Seguramente siempre llegarán a la otra orilla, así se demoren, pero llegan. (Eso parecen pensar estos).

f_mafra`s
f_mafra`s

En el medio de este panorama difuso se encuentran los que deciden de una manera mediocre por el tema y encuentran que unirse al Plan de TIC es la maravilla que les faltaba para ajustar los gastos de un presupuesto, el cumplimiento de una política anunciada, en fin, cualquier faltante que la tecnología llene.
Entre estos ejemplos podemos poner a:
•    los que piensan que dejar de evitar filas y hacer trámites virtuales es una buena moda.
•    O aquellos que establecen las herramientas (que no estamos hablando de los equipos pero hay veces también aplica) para resolver casos puntuales en el interior de la entidad y entonces terminan hablando con la secretaria y sus subordinados a través de la plataforma en contra del contacto persona a persona.
•    Y en el mejor de los casos se hayan los que se deciden por un cúmulo de cursos virtuales o transmisiones online para educar o culturizar.
Y los hay exitosos, pero estos no vienen al caso, pues se trataba de exponer los casos extraños, los dudosos, los que cumplen pero no saben para qué sirve la estrategia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s