Tan informados que apena


, via Wikimedia Commons”]No sé cómo existen, cómo se mueven en el mundo, cómo van por ahí, qué comen, de qué hablan… pero sé que existen, están por ahí, oyen las noticias de la radio (casi siempre de La W), ven los telenoticieros (casi siempre RCN) -y quien sabe que más porquerías harán-

Y no solo ven y oyen las noticias, las repiten, las tienen como tema de conversación para iniciar una reunión, a la hora del almuerzo, para conocer el vecino de viaje o en cualquier otra situación para romper el hielo. Parecen concluir que “así no tenga una posición al respecto lo importante es estar informado”. Saber de la última inundación, el nuevo corrupto o la toma guerrillera, se volvió para ellos más importante que actuar.

Y es que quizás estos mismos que repiten la noticia se les olvida que es más importante ayudar, colaborar, opinar, ser activo socialmente, liderar, empujar, presionar, actuar o hacer que otros actúen… Van por ahí repitiendo titulares. Van por ahí como loros parlachinesy en ocasiones te hacen dar pena de no saber que el dólar bajó o que se llevaron preso al político.

Sacan la basura el día que no es. Les importa un bledo que su perro deje el “recuerdo” en la acera del vecino. Nunca dan una moneda y menos una palmada y menos un abrazo a quien lo necesita. Prefieren botar el poco de comida que sobró que darla a las palomas u otro ser que la necesita. No saben para qué sirve separar lo orgánico de lo reciclable. Nunca llamarían a la policía si ven un atraco desde sus ventanas (No saben cómo hacerlo). Ignoran la posibilidad de participar en la solución de los problemas de su barrio. No ceden el paso, el puesto, ni dan permiso. En fin…

Pero saben del conflicto en Oriente más que un experto. Reconocen la última innovación tecnológica en el país del norte. Se esmeran en reconocer las caras, las camisetas y los líos de camas de los futbolistas de moda. Del último hito político internacional. La protesta, la boda, la estadística, el estudio…

Tanta información que los deja absortos del mundo que viven. Tanta información que deja de importar el perro callejero, el problema de la vecina, la situación del parque del barrio… Tanta información que viven en el mundo globalizado olvidando el micromundo. La vida misma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s