En junio: Chile si amas el frío


Tenía un buen pretexto para ir en este mes. Se juntaban las vacaciones con el lugar que unas amigas habían elegido como residencia. Era una visita obligada. Además era ir un poco más al sur. Los rumores eran muy buenos. La gente me decía que Chile era lindo, lujoso, “casi europeo”. Yo pesqué una gripa. Vivía con la nariz roja. A la 6 de la tarde solo quería refugiarme junto a la chimenea del hotel, por eso había que levantarse temprano a callejear… sin embargo se disfruta de las calles de día y de noche puedes esconderte en un restaurante, en un bar o en un café junto a una buena chimenea. Es imprescindible llevar gorro, guantes, una buena chaquetas y calzoncillos largos termales -si no los tienes, allá los venden en todas partes desde $10.000- para no sufrir. Imperdible el Mercado Central y La Piojera en la noche, pues es el punto de encuentro de lo folclórico con lo intelectual, algo así como el Parque de El Periodista de Medellín o el Chorro de Quevedo en Bogotá: rumba juvenil y unos cuantos toques típicos de la región.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s