La foto de los tomafotos


Foto de este edificio y de este paisaje. Ni el que está descansando se escapa. La pose para la foto es distinta, ya que nos hace actores por un segundo. La autofoto también: sonreímos más, hacemos como si estuviéramos pasando bueno. ¿Nos perdemos de algo? Seguramente sí, pero siempre lo hacemos. Por que la mirada de todos es distinta y por eso siempre está la pregunta: ¿Si viste la firma de ese grafiti que es la misma de aquel? ¿No vio la marca del sombrero de la señora de negro? ¿Te diste cuenta que el niño que estabas fotografiando tenía una alergia en la oreja? En fin… queda un minuto para una selfie más, antes de que se oculte el atardecer. Y ahora con el nuevo brazo metálico. ¿Me tomo la foto o miro el paisaje? Me tomo la foto. Luego contemplo la noche. La reflexión, siempre la reflexión, pero parece que no queda tiempo para eso menos ahora rodeados de tanta pantalla y tanto aparato. “Yo ahora quiero la camarita para llevar en el casco de mi bicicleta”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s