Boyacá: Chiquinquirá, Ráquira y Villa de Leyva


Boyacá es hermosa, por sus pueblos, sus paisajes, su naturaleza y, por supuesto, por su gente campesina auténtica. Soy de los amantes del cocido boyacense y el queso paipa y eso ya es mucho decir, porque a mis coterráneos paisas los “frisoles” no dejan ganar terreno a ningún otro plato.
En este recorrido fotográfico me detuve en las plazas, como siempre, a mirar, comprar, pasear, comer, probar y llevar regalos. Lo que me parece más original que el llavero artesanal con el nombre del pueblo.
En las plazas está la esencia pueblerina. Los campesinos trabajadores con sus ofertas: mucha cebolla, mucha papa y mucha tierra y eso aumenta el placer.
Hay restaurantes de comida típica y hasta cantinas con mesas repletas de cerveza… es Boyacá, pueblo cervecero que desmitifica la idea de que la cerveza es solo para el calor.
En Chiquinquirá están los santuarios, las mejores arepas y el cocido original; en Ráquira las artesanías por doquier y en Villa de Leyva las ganas de quedarse sentado en el parque para ver pasar la gente, elevar una cometa o comerse un helado. Así de simple y bello es Boyacá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s