Después de jugar bajo la lluvia


No importa la lluvia. Bien cubiertos: botas e impermeables. La vida es para disfrutar.

Anuncios

Campesino en la plaza


campesinoenlaplaza

Bajó de su casa a 3 horas del pueblo a vender sus tejidos, unas frutas y darse una vuelta. Ver que estaba ocurriendo en el pueblo. Hablar con los amigos, saludar, ver cómo cambia el pueblo con tanto visitante. Aprovechó para contarnos que hace unos meses su hijo militar lo llevó a conocer el mar con su esposa y que fue una bonita experiencia. “Algún día iremos a Medellín, dicen que es muy bonita”.